Recorriendo Montevideo: Plaza Cagancha

Cuando Montevideo dejó atrás la etapa colonial, una nueva ciudad fue proyectada más allá del sector que ocupaba el casco histórico. El ingeniero José María Reyes, responsable del diseño creado en 1829; incluyó un espacio para uso público, al que posteriormente se llamó Plaza Cagancha, conmemorando el triunfo del general Fructuoso Rivera sobre las fuerzas del argentino Pascual Echagüe en la Batalla de Cagancha, que tuvo lugar en 1839.

La Plaza Cagancha está atravesada por la Avenida 18 de Julio, pero interviene la arteria mediante una pequeña plazuela, donde se levanta la “Columna de la Paz”, inaugurada a comienzos de 1867 y que marca el kilómetro cero de las rutas nacionales. En la parte superior fue colocada una obra del escultor italiano José Livi; se trata de una figura femenina, con una bandera en su mano izquierda y una espada en la derecha. A modo de pedestal aparecen cuatro cabezas de leones.


La estatua, reconocida como el primer monumento público de la ciudad; fue fabricada con bronce proveniente de cañones y tiene una historia intrincada. Un rayo le provocó severos daños en 1887, motivo por el cual las autoridades decidieron bajarla para repararla y aprovecharon la ocasión para sustituir la espada por una cadena rota. En 1939 nuevamente se bajó la obra, pero esta vez para trasladarla al Museo Blanes, donde permaneció hasta 1942, fecha en la que no solo regresó a la cima de la columna, también se le restituyó su espada.

A lo largo de su extensa historia, la Plaza Cagancha sufrió varias modificaciones, mientras se convertía en testigo del crecimiento de la ciudad, albergando en su entorno a importantes edificaciones: el Ateneo de Montevideo (1886), el Museo Pedagógico José Pedro Varela (1889), y el Palacio Piria (1917, actual sede de la Suprema Corte de Justicia), entre otras.